jueves, 17 de noviembre de 2016

PARACETAMOL EN EL CONGRESO.

Como dice un buen amigo, dejen y les cuento. Martes y miércoles me di una escapada al Congreso Local; fui a visitar a nuestros diputados locales, verlos en su mero mole, que es hacer política, porque eso de legislar como que no se les da bien. Y lo que encontré fue política y más política, tanto de la aplanadora panista como de la fracción priista.


ES todo un espectáculo ser testigo del inicio de las sesiones legislativas. De cómo, poco a poco, van llegando los diputados; de cómo, al llegar al área del pleno, un poco antes, son abordados por los reporteros que cubren la fuente y ahí se nota, de entrada, el peso, el valor, de cada diputado. Carlos Morris pasa como si nada… como si no lo vieran.


PRIISTAS QUIEREN HACERSE NOTAR.
De entrada, los martes, sesionan algunas comisiones y los priistas encabezados por Alejandro Etienne hacen lo más que pueden para hacerse notar. Propusieron en su momento un punto de acuerdo para exhortar al gobierno estatal por el clima de inseguridad, tomando de referencia el caso de la familia del periodista Francisco Cuellar. Los panistas dijeron que no, dieron largas al asunto y lo mandaron a comisiones.


En la conferencia del martes los priistas proponen que se incremente el presupuesto al Poder Judicial. ¿Dirán que no los panistas? Creo que pueden decir que no, con eso de que no apoyan nada que huela a priistas. Sin embargo, la petición nace de un conocimiento real: Alejandro Etienne fue Presidente del Poder Judicial, conoce de sus carencias y limitaciones económicas. Pero, en fin, es la política de unos y de otros… no coinciden ni quieren que se complemente.


¿JUICIO POLITICO A MAKI?
Muchos se preguntan: ¿Qué sucede con Maki Ortiz, la alcaldesa de Reynosa? Sus decisiones la han enfrentado con sus regidores, con sus propios legisladores, al grado que Carlos García, el pastor del rebaño panista, después de dar mil explicaciones, hace notar que en última instancia, si no corrige, no atiende, puede ser objeto de un “juicio político”. Todos coinciden: no conoce o está mal asesorada.


Primero fueron los nombramientos expedidos a favor de ciudadanos que no son ni de Reynosa ni de Tamaulipas; luego, que no cita al cabildo según el protocolo; que no les informa… a eso, si, se agrega, que quiere cobrar por el servicio de la recolección de basura. Y, si, parece que en Reynosa no hay gente capaz: resulta que María Luisa Tavares, cuyo mérito es ser exregidora en Tampico, es la nueva titular del Instituto de la Mujer.


PARACETAMOL EN TAMAULIPAS.
Por otra parte Enrique Yáñez, otrora líder de las tortillerías, hoy miembro de Morena y convertido en un verdadero activista político, no perdió la oportunidad de estar en el Congreso. Y ahora lo hizo con una manta con solo una palabra: PARACETAMOL.
La explicación que dio a los periodistas ahí reunidos fue sencilla: el paracetamol es un analgésico, una pastilla, que en los servicios médicos públicos se receta a la mayor parte de los enfermos. Es solo un calmante, solo quita el dolor, pero no alivia la enfermedad. Y eso, dijo Enrique, es lo que el gobierno, incluido los diputados, es lo que recetan a Tamaulipas: calmantes, no van al fondo, no resuelven el o los problemas.


Aunque para muchos ciudadanos los diputados no hacen nada, tienen la peor fama, de que solo levantan el dedo, es bueno darse una que otra vuelta por ahí: a fin de cuentas, por sus opiniones y comentarios, se convierten en protagonistas en el escenario político. Unos más, unos menos, otros no dan señales, ni en declaraciones, menos en propuestas.



Comentarios:


Publicar un comentario