martes, 6 de marzo de 2018

EL OPERADOR DE XICO.


En la historia política del PRI, a lo largo y ancho del país, hay un sinfín de operadores políticos que presumen victorias. Sin embargo, aquí en Tamaulipas, son muchas las historias que se cuentan: que traen maletines llenos de dinero, que son capaces de comprar conciencias y votos, que hacen ganar hasta al candidato más flojo. En Tamaulipas, por ejemplo, durante años se presumió que Ricardo Gamundi había logrado 8 de 8, es decir, carro completo.


Esas historias han quedado atrás. Ahora hay otras: que no se gastaron el dinero, que se lo volaron, entre otra y mil cosas. Pero lo que sigue firme es que, unos y otros, incluidos algunos exalcades, presumen que tienen una estructura: esa estructura que les hace falta el día de las elecciones, para cubrir casillas y movilizar a los amigos a votar. Esas son, sin duda, algunas de las acciones de un operador.


XICO VA A GANAR.
Hace días Alfredo Peña Rodríguez me abordo para conversar sobre el próximo proceso electoral. El, mucho antes de que Xico fuera públicamente candidato del PAN, o del Frente, ya lo promocionaba en las redes sociales. Un día me dijo: “Xico será candidato del PAN” y ya se cumplió su pronóstico. Tenía, se entiende, información privilegiada. Y ahora, ya en pleno proceso electoral, anda tejiendo una especie de telaraña para proteger e impulsar a su candidato.


En fin, en la conversación fue contundente: Xico va a ganar y se extendió dando largas explicaciones que, además, están a la vista para las personas que están medianamente informadas del acontecer político. En fin, Peña da una visión contraria a quienes afirman que Xico fue enviado a la contienda para perder frente a Oscar Almaraz. Y lo hace, con datos que son innegables. ¿Esta echada la suerte de Oscar Almaraz?


PANISTAS DE VICTORIA.
¿Fue Xico una imposición a los panistas victorenses? La respuesta es que no: que no, porque el PAN, el victorense, no tiene ningún militante que ya haya sido probado en las urnas y que pueda ganar. La excepción, sin duda, es Arturo Soto, pero él en este momento tiene otras encomiendas, superiores. Y no fue imposición, porque no hay –a la fecha-, un rechazo de unos u otros grupos. Porque, además, Xico ya estableció una operación cicatriz.


Se reunió, por ejemplo, con Arturo Soto y algunos de sus seguidores. Este proceso ya se repitió con unos y con otros; con el regidor Javier Mota Vázquez, que en cierto momento especulo con su candidatura; también se reunió con Juan Garcia Guerrero y otros más. En pocas palabras, Xico ya está legitimado como un candidato del PAN a la presidencia capitalina. No hay, pues, resquebrajamiento, ni fracturas al interior del PAN.


45 + 28 MIL VOTOS.
Las matemáticas son sencillas. En la elección anterior Arturo Soto obtuvo 45 mil votos mas 28 mil de Xicoténcatl, dan una suma de 63 mil, algo así como 16 mil más de los que obtuvo Oscar Almaraz en su victoria electoral en el 2016. A estos votos, aunque sean mínimos, hay que agregarle los que puedan aportar el Movimiento Ciudadano y el PRD. Es suma aritmética que, quizá, no tengan nada que ver con el ánimo, el sentimiento y la pasión de una elección.


A simple vista el proceso electoral capitalino reviste especial significación. Son muchos los factores que van a intervenir: ahí está, por un lado, el papel de Eduardo Gattas por MORENA y además Nayma Karina Barquierena, dos expriistas resentidos, que lo primero que les interesa es que no gane el PRI, y para ello, se ve, se nota, están haciendo su tarea como ciudadanos con intereses y ambiciones.


HORMIGUITA POLITICA.
Puede ser una comparación espantosa, pero Alfredo Peña está trabajando como una hormiguita, juntando apoyos para Xico, su arma: que ama a Victoria y que le duele verla destrozada, con muchos baches, con una cara que da lástima… y arremete: los victorenses no merecen tener una capital tan abandonada… En fin, promueve a un redentor de la capital, que de buenas a primeras, va a cambiar todo… asi, si, asi como se ofrecieron los “Vientos de Cambio”. Y está convencido: el hartazgo social es insostenible, el PRI no puede seguir gobernando. Por cierto, Alfredo estuvo en la campaña de “Los vientos de cambio” y no fue premiado. Ahora, simplemente dice: Xico es mi amigo.


Comentarios:






Publicar un comentario