sábado, 26 de julio de 2014

FELIPE HACE DE LAS SUYAS.

Cuando Enrique Peña Nieto llego a la presidencia de la Republica cambiaron a buena parte de los delegados federales; los priistas se adueñaron de un espacio político, claro, siempre y cuando los titulares sean capaces de hacerlo. Una evaluación reciente, estableció que no están haciendo su chamba, la política. Sin embargo, algunos como Edgardo Melhem Salinas y Felipe Garza Narváez, están haciendo bien su trabajo.


Un político convertido en administrador público tiene dos trabajos que realizar: el primero es hacer bien su trabajo; el segundo, lograr que ese trabajo se convierta en un elemento que incremente su capital político. Edgardo no tiene ningún problema, la naturaleza de su trabajo le basta para placearse y, si quiere, ganarse el afecto de la gente…por eso, dicen, puede ser fácilmente un candidato en el 2015.


El caso de Felipe Garza Narváez es diferente. Es un político probado en toda la extensión de la palabra: ha sido capaz de ganar, por ejemplo, más de una elección y por muy buenos votos, amén de que, en toda su carrera política, si de algo se le puede acusar es de ser, quizá, el político más institucional. Como decían los de antes, es alguien que sabe de aguacates. Así, entonces, hay que entender lo que está haciendo: su trabajo.


Como delegado de PROFECO Felipe tiene la oportunidad de ganarse, aun mas, el afecto de la población en la medida de que cumple con su chamba de servidor público. Hay al menos, en este momento, dos evidencias de que lo está haciendo. Hace días conocimos el caso de aparatos obsoletos, que llegaban de Holanda y que fueron decomisados por la PROFECO. Se ironizo incluso haciendo notar que fue una venganza en contra de Holanda, por aquello del futbol.


Y el caso más reciente tiene que ver con el futbol. Una tienda de autoservicio ofreció descuentos por los goles de México y no cumplió a tres clientes. PROFECO entro en el asunto y aunque dos clientes se desistieron, uno continuo, así que Felipe hace cumplir la ley: una multa que HEB tendrá que pagar, por engañar a su clientela con ofertas falsas.


Mientras hay delegados que son tachados de ineficientes, que son objeto de marchas, plantones y reclamos por no hacer o hacer mal su trabajo, tenemos que Felipe Garza Narváez, paso a paso, va tejiendo una imagen de que es un servidor público que esta con el pueblo, que  está dispuesto y listo a enfrentar al capital, a empresarios, a industriales, a comerciantes que engañen y roben al pueblo.


Para nadie es un secreto que Felipe, como político, siempre está pensando en el siguiente escalón: ya fue líder partidista, diputado local y ha ocupado cargos relevantes en la administración pública estatal: ha sido un político local y considera que ya está listo para otras ligas, otros escenarios, y uno cerca está en el 2015: tiene la certeza, como muchos priistas, que tiene muchas posibilidades de garantizar el triunfo político-electoral.


El PRI nacional, Enrique Peña Nieto y su gabinete, bien que saben: tienen que ganar el mayor número de posiciones legislativas en la elección del 2015. No pueden, por tanto, arriesgar una elección con candidatos improvisados. Y, en este caso, Felipe Garza Narváez aparece como el político que tiene todos los elementos para garantizar un triunfo. Consciencia que lleva, al delegado federal, a desarrollar acciones que incrementen aun más su capital político.



Web: http://meligue.blogspot.mx/ 
Publicar un comentario