jueves, 17 de julio de 2014

LIBERALES: DIALOGOS CON EL PODER.

Apolinar Saldívar (+) en su condición de líder de los liberales en Victoria fue gestor para que la imagen, la figura, el legado de Fidencio Trejo Flores recibiera en el Congreso Local un reconocimiento. Así sucedió en el recinto congresal; en ese momento, Apolinar hizo un compromiso, que se diera un dialogo del Poder Legislativo con los liberales victorenses.


Para dar cumplimiento a ese compromiso el Circulo Liberal de Victoria, que preside José Manuel Macías Palomino, hizo la convocatoria respectiva y en días pasados el dialogo se hizo realidad: con la presencia de Ramiro Ramos Salinas, diputado y líder congresal, y con la presencia, inicial, del diputado Heriberto Ruiz Tijerina, puesto que fue el promotor de las propuestas de Saldívar.


Fue un dialogo del poder con un grupo organizado de la sociedad civil. Condición que, a decir verdad, deben realizar todos aquellos que, por mandato de las urnas, tienen la condición de ser representantes populares: escuchar la voz de quienes, día con día, son protagonistas de la problemática social; que la padecen, la viven, la soportan, porque son los alimentan y retroalimentan a los diputados en su tarea de crear las normas de convivencia de la comunidad.


Ramiro Ramos Salinas fue explicito. Describió el trabajo legislativo actual, el que se hace en la federación y que realizan aquí en Tamaulipas; explico bondades de unas leyes, los peros de otras. Y luego, como al fin dialogo, escucho comentarios y respondió a las preguntas de los presentes: liberales representativos de las logias masónicas de la capital tamaulipeca, destacando la presencia de Miguel García Mejía, de Lorenzo López Gómez, de Emilio Gómez, el anfitrión.


El tema que más se toco fue el educativo. La reforma, el diagnostico de INEGI, las evaluaciones, la corrupción, el teje-maneje de las plazas… y la necesidad que se tiene de consolidar el nivel educativo del país; otro tema importante fue el de Salud: presente un medico hizo mención a la problemática y de como, los recursos se dilapan, se distraen y la atención que se brinda no es de calidad, precisamente, por la ausencia de políticas y de acciones pertinentes.

El dialogo que pueden tener los representantes populares y, claro, los responsables de la administración pública, son un instrumento para legitimar su trabajo, para que la sociedad –vía grupos organizados-, conozco en esencia lo que se hace, como y porque; para que la sociedad, con ese ejercicio, retroalimente a quienes, en su condición de servidores públicos, tienen la tarea de crear condiciones de bienestar social para todos.


Hace varias semanas, por ejemplo, recibí una invitación electrónica para asistir a un “dialogo” con el Dr. Norberto Treviño, con el Secretario de Salud, de inmediato lo agende porque me pareció muy positivo la actitud. Sin embargo, todavía no acaba el día, cuando recibí otro mensaje: por causas de fuerzas mayor, se entiende que de agenda, se suspende el dialogo. Y luego nada, supongo que no se ha realizado o, puede ser, que ya no esté en la lista de invitados.


El ejercicio de dialogo entre liberales y Ramiro Ramos Salinas no puede, ni deber ser, la excepción: tiene que desarrollarse de manera frecuente, constante, que sea un ejercicio permanente, no solo con los liberales: con los católicos, los cristianos, con los profesionistas, con los trabajadores, con las amas de casa. La cuestión es que, organizados, es como los ciudadanos pueden demandar, pedir y hasta exigir el dialogo… No todos los representantes populares o servidores públicos son como Ramiro Ramos Salinas.


Contacto:

Web: http://meligue.blogspot.mx/ 
Publicar un comentario