sábado, 9 de abril de 2016

MENTIRAS POLITICAS

Más de un hecho político reciente, con motivo del proceso electoral 2016, dan la razón a Javier del Rey Morato autor de “El juego de los políticos” que, afirma, es mentir, es engañar. Y el caso más sobresaliente, sin duda, la encuesta que fue desmentida, que fue tachada de falsa, y que daba a Francisco Javier García Cabeza de Vaca una considerable ventaja sobre su adversario priista, sobre Baltazar Hinojosa Ochoa.


Si hacemos un recuento, vamos a encontrar que ese no es el único caso de mentiras, intento de engañar, de mentir. Y es cuando nos damos cuenta de cómo hay una tremenda contradicción en el ejercicio de la política: es el oficio más noble, apoyar a la gente, servir a la comunidad, que ya habla de una vocación de servicio. ¿Por qué, entonces, para obtener el poder de servir utilizan mentiras?


En la práctica, estos políticos, solo hacen confirmar lo que otros, incluso hace muchos siglos, ya sentenciaron: que para obtener el poder, no importan los medios, incluso en otras épocas, hasta se asesinaban a los contrarios; y que, entre esos medios, predomina el engaño: engañar al enemigo, pero también al pueblo, manipularlo, para obtener su apoyo, su voto.


Estoy convencido. La gran mayoría de los políticos mienten u ocultan datos, información. Sin embargo, en este proceso electoral, vale recordar lo que ha sucedido en otros, que convierten la publicación de la encuesta falsa una costumbre de actuar, de operar: Lo hizo Felipe Calderón que se reunió con banqueros y les dijo que, en la última encuesta que habían hecho, Josefina Vázquez tenía 4 puntos de ventaja sobre EPN. Nunca mostro la encuesta.


Y para no ir muy lejos, aquí en la capital tamaulipeca, en la elección anterior lo hizo Arturo Soto: en sus eventos repartían un volante con datos de una encuesta. En la misma, se hacía notar que él, Arturo, llevaba una ventaja difícil de rebasar; en segundo lugar estaba Gustavo Cárdenas y en tercer sitio el candidato priista, Alejandro Etienne. El resultado final lo conocemos: Arturo fue rebasado hasta por Gustavo y Etienne se alzo con la Victoria. ¿Ganas de autoengañarse o de solo engañar a los electores?


Ocultar información es otra forma de mentir. Y eso es lo que hizo Luis Alberto Saleh Perales cuando acudió a una convocatoria para integrar el Tribunal Electoral de la entidad. Oculto información que, obvio, hubieron obstaculizado su llegada al órgano electoral. Mintió sobre sus nexos con el PAN, porque había sido Secretario de Elecciones y también había sido el representando del mismo ante el órgano electoral. Así, recuerden, se impidió que Evaristo Benítez fuera Consejero Electoral.


¿Es verdad o mentira que esta negociada la gubernatura para el PAN? La verdad o mentira solo se conocerá, digamos, el día de la elección: por eso, Manlio Fabio Beltrones asegura, contraasegura, que no está negociada la elección. Y, además, si fuera cierto, no lo confirmaría. ¿Se imaginan que dijera que si? Se va a ver en los resultados y, en los días precios a la elección, con la actitud y el comportamiento de los operadores políticos. ¿Se acuerdan de Cerisola, el secretario de Obras Publicas, que le llamo a Eugenio para decir agradecer y decirle: ¡se te paso la mano!


Los candidatos no debieran mentir ni hacer afirmaciones que, a la postre, no garantizan nada: Baltazar asegura que el si sabe hacer las cosas bien; García Cabeza de Vaca, que dará seguridad a los tamaulipecos, aunque no dice como; en tanto que Jorge Valdez, el del PRD, ofrece seguridad, trabajo y transparencia y Gustavo Cárdenas solo ofrece que va a barrer a los corruptos, que los va a sacar del gobierno.


Comentarios:

Publicar un comentario