miércoles, 21 de diciembre de 2016

LAS CLASES SOCIALES.

Desde que empecé a estudiar, en algún momento, me enseñaron de las clases sociales. Por ejemplo, que en la antigüedad, había los sacerdotes (o brujos), los guerreros, los comerciantes, la nobleza y los parias. Luego, ya con el Manifiesto Comunista de Marx y de Engels, que solo había dos: los ricos o la burguesía, dueños de los medios de producción y los proletariados, los pobres, dueños únicamente de su mano de obra.


¿Cómo andamos, hoy en día, respecto a la existencia de las clases sociales? Ya luego con el desarrollo pleno del capitalismo, nos indicaron que existía la clase media; la que ni es rica, ni es pobre, pero puede desplazarse gradualmente, se entiende, hacia la burguesía. Eso, dicen, fue lo que dio al traste con la teoría del marxismo: la clase media impidió que el proletariado hiciera la revolución.


NUEVOS RICOS SEXENALES.
En la década de los setenta a la burguesía le dan, al interior, una clasificación: que hay una elite, que es la que gobierna, la que manda; y en esta, hay cuando menos dos clases: la económica y la política, pero como decía Marx, en última instancia, la mera buena es la económica. Han pasado los años, se fue el siglo XX, y se confirma que en todos lados hay efectivamente una elite que gobierna.


¿Qué sucede en México? ¿Qué sucede en Tamaulipas? Aquí también hay una clase gobernante: la económica, que gobierno con uno y otro partido político: pero que tiene una subdivisión, en la que se incluye a los favoritos del gobierno, que a veces se convierte en los nuevos ricos del sexenio e, incluso, en algunos casos son políticos que se convierten en nuevos ricos empresarios.


GRUPOS INTRAPARTIDO POLITICO.
Y dentro de cada partido político los hay, también, de diversas clases sociales. La primera, es la del grupo gobernante; en este caso, hablando del PRI, resulta que Eugenio Hernández Flores como Rodolfo Torre Cantú, en la práctica tuvo a los mismos. Hoy con Francisco Javier García Cabeza de Vaca, aun no los conocemos. Y el otro grupo, son los contrarios o enemigos intrapartido, que en este caso, son los que le dieron las contra, como Maki Ortiz, Leticia Salazar y Carlos Canturosas.


Ya en el plano de las clases sociales en la sociedad actual la clasificación más utilizada ha sido: la clase alta, es decir, los ricos y pudientes (ahí entran también los políticos), la clase media, que es la que gracias por lo regular a sus estudios tiene un grado mínimo de evolucionar hacia determinados grados de bienestar social; y por último, la clase baja, la de los pobres.



AMBICION DESMEDIDA.
Es bueno notar que el sistema capitalista, los gobiernos actuales, son capaces de crear riqueza (cada sexenio hay más y nuevos ricos), pero no son capaces de redistribuirla. Por eso, en el caso de la clase baja, es posible hablar o utilizar otros conceptos como grupos vulnerables o que tienen pobreza extrema. Que ha sido, esta medición, la que indica la indiferencia, la ineficacia, de los últimos gobiernos, priistas y no priistas, puesto que no han sido capaces de reducir el grueso de la población vulnerable o de extrema pobreza, y si de incrementarla.


¿Por qué ha sucedido así? Porque quienes han gobernado han pensado solo en enriquecerse. Basta leer la historia de corrupción de Javier Duarte, en Veracruz, para ser testigo de una voracidad, ambición desmedida, que lastima al presupuesto y, obvio, a las clases más necesitadas. Y en este sentido, se dice lo mismo de exgobernadores…por algo la PGR hace público que tiene una orden de aprehensión en contra de Tomas Yarringtón Ruvalcaba… La ambición no tiene límites y la impunidad nada que se acaba.


Comentarios:


Publicar un comentario