viernes, 30 de diciembre de 2016

2017: PLANEAR LA VIDA.

A los alumnos de la Universidad en el programa de tutorías les recuerdan las bondades de la planeación; planeación, por ejemplo, de la vida académica, de cómo organizar el tiempo para hacer la tarea, divertirse y desarrollar otras actividades. Al final, les piden que hagan un ejercicio de planear la vida: sus objetivos, o metas, y establecer la forma en que serán alcanzados.


Un buen día, termine la clase, y una joven, de esas que son inquietas, hiperactivas, que les gusta hacer de todo, dar clase, participar, me dice: Profesor, no puedo planear un día y usted quiere que haga planes para toda mi vida. Estoy convencido, en serio, que ahí está el meollo del asunto: la capacidad de planeación que cada uno de nosotros tenemos.


PLANEACION DE UN POLITICO.
Dicen que un verdadero, autentico político, siempre desarrolla su actividad pensando en el futuro; creando condiciones para alcanzar más y nuevos objetivos de poder. Sin embargo, hay una realidad: los políticos de hoy, dicen ser políticos, pero son mercenarios de la política porque están pensando en cómo servirse, no en como servir.


Por ejemplo: da la impresión de que Enrique Peña Nieto y sus colaboradores solo están pensando en beneficiarse y en amolar (mejor, que joder, como dijo EPN) a los mexicanos. Y es que, con eso de las reformas, de los gasolinazos, aunado a la corrupción, a la impunidad, da la impresión que cada año, cada sexenio, nos va mal, peor a los mexicanos. No es planeación para beneficiar a la población.


PLANEACION DE UNA FAMILIA.
La planeación, sea gubernamental, empresarial, familiar o individual, tiene una dos condiciones: los ingresos y la capacidad de endeudamiento. Recuerdo que Tito Reséndez, cuando fue alcalde capitalino, daba una explicación sencilla y lógica: el municipio es como la familia, solo se puede hacer aquello cuyo costo es factible, es decir, no puedes gastar lo que no tienes. Pero, obvio, el endeudamiento es parejo.

Una familia puede tener, entre sus propósitos, comprar una casa, comprar un carro, cambiar uno que otro mueble, remodelar la casa. Pero ¡ojo!, hay que hacerlo tomando de base los ingresos, el sueldo… utilizar la tarjeta de crédito es un riesgo. De que vale, gastar y gastar, para tener una que otra comodidad, si es a través de la tarjeta de crédito… al grado que, mes tras mes, se pagan intereses de 2 o 3 mil pesos. Ahora, con el gasolinazo y la inflación, hay que apretarse más el cinturón.

PLANEACION INDIVIDUAL.
Cada uno de nosotros, quiérase o no, tenemos sueños, logros que conseguir o disfrutar. Puede ser viajar, ostentar un reloj Cartier, tener el mejor celular o cámara fotográfica, entre otras cosas. Pero hay, digamos, otro tipo de objetivos: el ser feliz, que no es cosa material; para lograrlo, en principio, hay que procurar tener, por ejemplo, menos stress: menos preocupaciones. Vivir con la armonía y paz interior, familiar y social pertinente, eso significa vivir.


Claro, la planeación individual tiene que ver con la autoestima, con la autorrealización, y eso puede determinar, el tipo de actividades que estén en los planes del 2007: hacer lo que te gusta. En mi caso, como ya me jubile en la UAT, ya no poder dar clase; pero, si continuar escribiendo y el reto puede ser escribir, digamos, toda la semana como lo hice en un tiempo. Ir más allá: escribir ensayos sobre la vida y quehacer político en Tamaulipas, así, para escribir tendré que investigar.


Y el complemento pueden ser dos actividades más: una, que ha sido de toda la vida, leer, leer, leer más y más; y la segunda, más reciente, la fotografía, capacitarme más, aprender edición y obvio, hacer más y más, muchas, miles de fotografías… Como ven, tengo para entretenerme en el 20017. ¿Pueden decir lo mismo? Si se puede planear la vida.


Comentarios:

Publicar un comentario