viernes, 7 de julio de 2017

DIFICULTADES PARA GOBERNAR.

En más de una charla de sobremesa, o en reunión social de amigos, se dice más o menos lo mismo: que no es lo mismo ser candidato a gobernar (alcalde, gobernador o presidente de la república) que gobernar. Incluso, se recordara, se decía que Vicente Fox, ya ejerciendo el poder, se comportaba como si anduviera en campaña. No es el caso, pero es indiscutible que Francisco Javier García Cabeza de Vaca ha tenido problemas para gobernar a Tamaulipas.


La historia política nos brinda una que otra receta para ejercer el poder. De Maquiavelo se recuerda, por ejemplo, que la decisión más importante de un gobernante es la elección de sus colaboradores y, además, de que no debe lastimar al pueblo. Hay, sin embargo, otro texto muy completo: las 48 reglas del poder (Robert Greene), quien hace notar que, algunas veces, quienes ejercen el poder pierden todo por un error.


EJERCER EL PODER: EL GABINETE.
Roderic Ai Camp y Peter H. Smith en su momento hicieron notar que en el México presidencialista, dominado por el PRI, el sistema de reclutamiento político era prácticamente familiar, apuntalado por el compadrazgo y, obvio, los intereses políticos y económicos. Y, no cabe la menor duda, el gabinete inicial de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, responde a compromisos e intereses… sus amigos esperan.


Las renuncias, o despidos, que se han suscitado son muestras de cómo se están cumpliendo compromisos y, ahora si, están llegando al ejercicio del poder los amigos del gobernador. Lidia Madero fue un compromiso y ya está fuera; Gonzalo Alemán Mingliolo dejo el lugar para que llegara un cabecista puro: Ariel Longoria García, de ser el Coordinador Técnico se convirtió en el nuevo Secretario de Desarrollo Rural. Antes había sido gerente de la comapa en Reynosa y regidor.


PROBLEMAS PARA GOBERNAR.
Un gobierno legitimado es cuando, con cada una de sus acciones, recibe de los gobernados aceptación y beneplácito, es decir, que no hay reclamos y protestas. Se entiende, en serio, que el problema de la seguridad pública no se acaba de la noche a la mañana, así que en este sentido, puede seguir vigente la promesa de que van a terminar con ella. En tanto, ahí está presente. Pero hay, si, otros problemas que demandan legitimación.


Una y otra vez, como candidato y luego como gobernador, sentencian corruptelas, vicios, fallas y omisiones del gobierno anterior. Sin embargo, Mario Soria el Contralor, en más de una ocasión ha sido enfático: que no encuentran evidencias para sustentar una acusación formal en contra de algún exfuncionario del sexenio anterior.


PRESUPUESTO Y LOGISTICA.
Y un problema que se dio, desde un principio, fue el relativo al abasto de medicinas. No sabemos a ciencia cierta la causa: para unos, desde un principio, señalaron que fue un problema de cambio de proveedores; si fue así, no es justificable la ineficiencia para entregar el medicamento; para otros, el problema fue de pesos y centavos, de que no hay dinero para hacer ese tipo de compras


La falta de recursos, de cómo encontrarlos y usarlos, se presume que el motivo de la renuncia de la tesorera estatal, María Gabriela García Velázquez; se asume que el desconocimiento de tiempos, plazos y programas propicio no acceder a tiempo a recursos y en otros de plano a no recibirlos.


AÑO DE AJUSTES.
Siempre se ha dicho que un gobernador los primeros 2 años de gobierno son para asumir el pleno control, por eso hace ajustes en tanto va conociendo la dinámica de la tarea gubernamental; que a partir del tercer año ya está en pleno dominio y ejercicio del poder…Así que es comprensible, entonces, que Francisco Javier García Cabeza de Vaca enfrente situaciones que descontrolan su gobierno con todo y que el PRI aun no aprende a ser oposición.


Comentarios:

Publicar un comentario