miércoles, 19 de marzo de 2014

JUVENTUD SIN SUEÑOS

Con los niños, igual que con la juventud, cabe la misma expresión, quizá retorica pero valida: no son el futuro, son el presente. En esta circunstancia es como deben observarse, por un lado, las políticas públicas para impulsar su desarrollo y participación y, por el otro, la propia conducta o práctica social y política de los mismos, en este caso, nos referimos a los jóvenes. Los jóvenes, tal y como advirtió el poeta, son los arquitectos de su propio destino.

Así, hoy me quiero referir, a los jóvenes que hacen política y que son priistas, esos que tenían hasta hace un par de días a Roberto Huerta García. Hay que hacer notar que la percepción generalizada, al menos en términos electorales, es que los jóvenes no participan con todo y que suman una buena tajada del padrón electoral. Tengo la impresión de que los jóvenes priistas de Tamaulipas han perdido el rumbo. La mejor evidencia es que, de todos los que recuerdo, quizá solo han trascendido dos, que actualmente están en posiciones de poder relevantes: Adrian Gallardo Landeros, hoy por hoy Presidente de la Fundación Colosio a nivel nacional; en tanto que Alejandro Guevara Cobos está en la Coordinación de Giras Presidenciales…este, además, ambiciona ser candidato a gobernador en el 2016. ¿Qué ha sucedido con los jóvenes priistas en Tamaulipas?

Tengo la convicción de que dejaron de ser jóvenes, con sueños y ambiciones de cambiar y mejorar su entorno, para dejarse llevar por las prácticas políticas de quienes, hoy en día, son los dinosaurios de su partido. Aprenden y repiten las mismas prácticas; no muestran ser creativos, tener iniciativa para mejorar y cambiar a su partido. Claro, Roberto Huerta García no tiene la culpa: el solo acato instrucciones y no rompió las reglas. Roberto deja el liderazgo juvenil partidista para convertirse en un burócrata en la Secretaria General de Gobierno. Va a ejercer un poder distinto: el del escritorio, dejando atrás el que nace del carisma, el compromiso y la vocación de servicio.

El proceso de relevo ya esta en marcha y la primera que dijo, yo le entro fue Mayra Benavides, líder juvenil en Victoria y regidora en el gobierno municipal capitalino. Y todo hace indicar que, si hace lo necesario, puede alzarse con el liderazgo estatal. En términos mediáticos Roberto Huerta García reprobó. No tuvo presencia, ni creo capital político. Mayra con su cachucha de regidora capitalina, ha mostrado capacidad para interactuar con los medios y no desaprovecha oportunidad para utilizar el Facebook y el Twitter. Ya tiene presencia mediática y, ojo, no es de las que se dejan: defiende y promueve posturas.

Vista así Mayra aparece como una candidata natural al liderazgo juvenil: primero, porque sabe lo que quiere; segundo, el contexto y circunstancias favorecen sus ambiciones políticas. Los jóvenes tienen un reto: soñar con una mejor sociedad; para cumplir ese sueño, tienen que poner su parte, su granito de arena, ser arquitectos de su propio destino, de su propia sociedad. No puede hacer y dejar pasar conformándose con imitar a sus mayores; tienen que ser creativos, generar espacios y acciones para impulsar y crear coyunturas de avance, de desarrollo. Tienen que soñar con una mejor sociedad y hacer su parte. Mayra construye su destino y la sociedad la premiara o le recriminará su proceder.

 El protagonista. 
 José Antonio Serna Hinojosa, en otros tiempos conocido como “El chiquilin”, es licenciado en Administración Pública, está a punto de concluir su Doctorado en Educación Internacional y es el líder de los profesores en la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Este jueves 20 de marzo es un día crucial para su futuro: tendrá, nos cuenta, su última reunión con sus representados; pedirá licencia sindical (o renunciara) para dar paso a otro proyecto político-educativo: luchar por la Dirección de la Facultad de Comercio y Administración (Victoria).

 Contacto:
Correo: meligue@prodigy.net.mx
Web: meligue.blogspot.com
Publicar un comentario