jueves, 22 de mayo de 2014

BULLYING: RAZONES POLITICA.

Los hechos de la Secundaria 7 en la capital tamaulipeca tienen culpables, de eso ni se duda. Sin embargo, las conjeturas, las reflexiones van desde culpar a los niños por su comportamiento, a los directivos educativos, a las maestras e incluso hasta los padres de familia. No se puede simplificar, ellos –estoy convencido-, son los menos culpables. Claro, argumentos van y vienen.


Por ejemplo la psicóloga Gabriela Solís aventura una explicación: que el contexto de culpabilidad nace en el seno familiar y es consecuencia de que el dialogo ahí no es con palabras, sino con golpes. Efectivamente, otros han reiterado la circunstancia: el medio ambiente da vida a hechos… si es un niño maltratado, aprende al uso de la violencia.


Para abonar lo anterior vale advertir algo que es normal en familias con niños pequeños: todo se le festeja, la travesura grande o pequeña, da pie para comentarios sobre el bebe, el niño, y cuando rompe algo, pinta la pared… se le permite, no se hace una reprimenda y la explicación: es un niño. A partir de ahí, como diría Luis Humberto Vázquez, se le están inculcando valores negativos al niño.


Yo estoy convencido de que las razones del bullying son históricas, económicas, sociales y sobre todo, políticas. Partiendo de un solo elemento: la transformación, o evolución, del rol que tiene la mujer en la familia; evolución que, por otra parte, tiene una causa económica.


Se puede tomar de ejemplo a los maestros.  En la década de los ochenta, por dar una fecha, los sueldos eran dignos, decorosos. Recuerdo que se decía: un maestro ganaba para comprarse un carro. Hoy, esos tiempos –con todo y que hay unos que ganan más que el Presidente EPN-, han cambiado para todos: el sueldo del hombre, del jefe de la familia, no es suficiente. Hoy la mujer también trabaja.


En ese cambio quien pierde es el hijo, el niño: hoy sus padres están menos tiempo con él. La madre trabaja y el padre, casi por lo regular, hasta tiene dos trabajos. Ahí inicia una descomposición familiar que conlleva, bien dicen los que saben, a que se deteriore el “tejido social”. Y el niño esta solo: convive con quien lo “cuida” si bien le va o se pasa el tiempo en la escuela… o en la calle.

¿Por qué sucedió? Por las políticas de quienes nos gobiernan. Hicieron que el sueldo perdiera valor, hicieron que se perdieran empleos, hicieron que aumentara la inflación (recuerdan, al peso le quitaron ceros) y provocaron mayor pobreza en las familias mexicanas. Falló la revolución: no hubo democracia con justicia social.


Dirán,  y con toda razón, que tenemos los gobernantes que merecemos y, por lo tanto, los culpables somos todos, la sociedad. Pero es tarea del Estado (el gobierno en acción) marcar el rumbo por sus políticas públicas, con sus programas de gobierno, decisiones y acciones. Y si están equivocadas, quien la lleva es el pueblo, la sociedad entera.


Solo el hecho de que Paulino Galaviz, el supervisor escolar, vea al bullying como un “juego de niños” es patético, lamentable o sea: ¿es normal que así jueguen los niños? ¿Por eso la maestra los vio y no hizo nada? Porque es normal.

Contacto:
Web: meligue.blogspot.com


Publicar un comentario