sábado, 13 de febrero de 2016

ÉXITO DE LOS CANDIDATOS INDEPENDIENTES.

·       Independientes ganan por hartazgo, corrupción e impunidad.
·       7 mil firmas requiere Xicoténcatl González para ser candidato.
·       Elección, prueba de operación política para Almaraz.


¿Qué significan los candidatos independientes? Para unos, es una magnífica oportunidad para demostrar a los partidos políticos que ya no son útiles para la democracia; para otros, solo una coyuntura de oportunidad política. Son para recordarles a los partidos políticos que se deben a la gente, a su militancia y al electorado. Al menos, un candidato independiente despierta inquietud y la esperanza de que puedan ser distintas las cosas.


En Tamaulipas, para la elección local del 2016, ya están anotados candidatos independientes: 1 para gobernador, 11 para alcaldías y 10 para diputados locales. Para alcaldías son: 2 en Altamira y en Madero, y solo un en Tampico, Gómez Farías, Jaumave, Mante, Ocampo, Rio Bravo y en Victoria. En la capital, hace ruido Xicoténcatl González Uresti, el candidato de a caballo.


¿Por qué llaman la atención las candidaturas independientes? La respuesta está en el éxito, digamos aislado, que se dio en la elección anterior. La más sonada, quizá por la cercanía es la de Jaime Rodríguez “El Bronco”; así como la de Pedro Kumamoto en Zapopan (Jalisco) a una diputación. Hubo otras más, pero la que se convirtió en representativa fue la de El Bronco: gano 2 a 1 al PRI… El hartazgo, la corrupción, la impunidad son las variables a considerar.


Para el caso de Tamaulipas, hasta el momento, no se observa un fenómeno similar. Francisco Chavira ya tiene una imagen y no es muy buena; habría que observar que sucede en los municipios y en los distritos electorales. Y es que, hasta este momento, hay 11 precandidatos para las alcaldías: falta aun que cubran el requisito de las firmas y puedan, entonces, recibir la constancia de que son candidatos independientes en términos constitucionales. Por ejemplo, en Victoria hay casi 239 mil electores, lo que exige un aproximado de 7 mil firmas.


Hasta este momento, en el caso de Tamaulipas, la percepción es que ningún candidato independiente va a triunfar. Pero, eso sí, que van a obtener votos según se muevan y ahí es donde inician, digamos, las especulaciones o la construcción de escenarios: ¿a qué partido político le van a quitar votos? Lo óptimo, sin duda, es que los independientes sean capaces de  motivar a los abstencionistas, que en el caso de Tamaulipas su promedio es superior al 50%.


Veamos el caso de Victoria: ya se conoce que Oscar Almaraz será el candidato del PRI; que Arturo Soto, del PAN, va por la revancha y a recuperarse de la tremenda derrota de hace tres años, puesto que quedo en tercer lugar. Así, con este escenario, solo con ellos disputando el triunfo, no cabe la menor duda que el triunfo seria para el priista.


No se puede descartar, por otra parte, otras dos variables:

1)     Que Gustavo Cárdenas vuelva a ser candidato a la presidencia municipal, pues aun no dice, públicamente, si ira o no, por la gubernatura por el Movimiento Ciudadano; si va por la alcaldía los votos se pulverizan en tres grandes segmentos, tal y como sucedió hace tres años; y,
2)     El rol que cumpla Xicoténcatl González, en caso de obtener el registro: hasta donde se ve, puede obtener un considerable número de votos, quizá no para ganar, pero si para estar en condiciones de pulverizar mas el voto: si son votos de los abstencionistas, no creo que haga mella; pero si son votos de hartazgo, de priistas, entonces si se complica el triunfo para el triunfo priista.


A Oscar Almaraz se le considera como un “excelente operador político”, porque tiene la experiencia de haber servido en otras elecciones. Ahora, como quien dice, esa experiencia tiene que ser validada en beneficio propio. Claro, en todo caso, siempre cuenta el escenario, las variables y factores involucrados.


Contacto:


Publicar un comentario