martes, 17 de mayo de 2016

"EXPRESIONES MINORITARIAS"

Un principio democrático conlleva que todas las expresiones, mayoritarias y minoritarias, estén representadas. Esa fue, sin lugar a dudas, la coyuntura para que un momento dado aparecieran las diputaciones de “representación proporcional”; y fue, también, la coyuntura para que en una reforma electoral se crearan condiciones para un mayor número de partidos políticos. Porque, en teoría, representan una expresión ciudadana.


Hace tiempo, también en elecciones, un campesino me comento: ¿para qué tantos partidos políticos? A unos, agrego, ni siquiera sabemos cómo se llaman, menos vamos a conocer a sus candidatos. Y si hacemos caso a una que otra encuesta, de las que se han publicado, eso es lo que está sucediendo: solo dos partidos políticos, solo dos candidatos, tienen posibilidades reales de ganar la elección: Baltazar Hinojosa Ochoa y Francisco Javier García Cabeza de Vaca.


En el caso de Tamaulipas aparece dibujado en términos históricos un bipartidismo: el PRI y el PAN. El resto de los partidos todos juntos no logran sacar muy apenas el 10%. Y los hechos, al menos por el momento, están dando la razón al bipartidismo: por un lado, de manera formal, hay una coalición integrada por el PRI, el Verde y el Panal; en tanto que, ayer se dio a conocer, que el candidato independiente Francisco Chavira se une al candidato panista y, piensan igual, como voto útil, los perredistas.


Este tipo de situaciones, de coyunturas, abonan la critica que se le hace al sistema de partidos: su imperfección, puesto que buena parte de los mismos, han dado muestras de ser, como quien dice, mero instrumentos de una familia, como sucede con el Verde; de una persona, y para ejemplo está el Movimiento Ciudadano o Morena. Y que otros partidos, pese al tiempo transcurrido, al menos en Tamaulipas, no despuntan como sucede con el PRD y el PT.


La presente elección es inédita. Primero, porque desde un principio se dijo, se pensó, que en esta ocasión el PRI si tendría un opositor fuerte, tal y como sucede con Francisco Javier García Cabeza de Vaca; Segundo, por la aparición de los candidatos independientes, que tomaron fuerza el año pasado con el triunfo de Jaime Rodríguez en Nuevo León, tanto que en una encuesta (El Universal), aparece que el 37.2% se identifica con los independientes. Sin embargo, todo indica, Chavira los está destruyendo.


La oposición es fundamental en todo sistema democrático. Por eso hay, en la práctica, un partido en el gobierno y otros son opositores; son los que pueden funcionar como contrapesos. El PRI en Tamaulipas no ha vivido en la oposición; y gradualmente, eso sí, ha ido perdiendo terreno en la cancha legislativa: en la actual legislatura no tenía mayoría para ser líder congresal; con el cambio de dos legisladores verdes se construyó la mayoría que requería Ramiro Ramos Salinas para ser el pastor legislativo.


En un proceso electoral la certeza predominante es que no debemos creer en las encuestas. Pensamos que están mal hechas, torcidas, que llevan una intención. En este caso, las dos últimas van por ese rumbo: en un, Baltazar Hinojosa lleva 6 puntos de ventaja; en otra, Francisco García lleva 3 puntos de ventaja, y la empresa encuestadora lo da como un empate técnico. Obvio, una es verdadera: ¿Cuál? Sera hasta el 5 de junio cuando conozcamos la verdad.


Hay, sin embargo, un dato panista: hace tres años Arturo Soto, en sus actos electorales, repartía un volante donde se describía una encuesta: tenía una intención del voto que rebasada los 40 puntos; el que le seguía, Gustavo Cárdenas del Movimiento Ciudadano, andaba en 30 y muy por abajo colocaba a Alejandro Etienne del PRI, con 20. Al final, la encuesta ciudadana dio como resultado que Soto quedaba en la tercera posición, debajo de Cárdenas.


Comentarios:

Publicar un comentario