sábado, 14 de mayo de 2016

¿TAMAULIPAS SIN TRANSPARENCIA?

Hace días se hacía notar que en las doce entidades donde habrá elecciones este año, hay si no hartazgo, si un enojo de los ciudadanos en contra de los gobernadores La premisa de una afirmación de esta naturaleza es que la aprobación a los gobernantes, incluido el Presidente de la República, baja y baja, al grado que ya es menor al 50%. Ello nos lleva a que, esos fenómenos sociales, de hartazgo u enojo, solo tienen dos variables: la impunidad y la opacidad en los actos de gobierno.


Baltazar Hinojosa Ochoa, en más de una ocasión, como candidato priista a la gubernatura a sentenciado que el si hará bien las cosas. Incluso, por eso su slogan de campaña: Por el bien de Tamaulipas. Lo cierto es que a veces, por ejemplo, leemos como el Secretario de Finanzas, hoy Jorge Abrego, hace notar los problemas económicos, como el gobierno se tiene que apretar el cinturón y, obvio, esa carencia de recursos conlleva, a la larga, que se disminuya la capacidad de los programas sociales o los de obra pública.


Y en contraste, leemos como Gilda Cavazos la Contralora Estatal afirma que ya se está abatiendo el subejercicio: que ya se redujo: que la Auditoria Superior de la Federación había encontrado que en el año 2015 no se habían gastado 1200 millones de pesos; que las dependencias involucradas eran de Educación, Seguridad Pública y Salud, entre otras. Que ya se gastaron 1000 millones, que ya solo faltan por gastar 120 millones de pesos.


Como que se dieron prisa por gastar el dinero. Y, la pregunta para Gilda Cavazos, es: ¿Y cómo van con el gasto del presente año? ¿Ya se lo acabarían?, porque en su momento el tesorero informo de la solicitud de un nuevo préstamo, que sería el último del actual gobierno. Aquí es donde nos aparece un nuevo elemento, o variable: la capacidad que tienen el gobierno, de cualquier nivel, para transparentar el uso, el gasto, del dinero público.


La percepción, generalizada, es que el gobierno en general, no cumple fehacientemente con los postulados de la transparencia y el acceso a la información. Y la culpa, en términos generales, no es del ITAI, pero sí de quienes teniendo una obligación, una responsabilidad que establece la ley, pues no la cumplen o lo hacen solo a medias… un día, a un funcionario del ITATI en un conferencia le preguntaron: cuánto gana Usted. Su respuesta: no te lo puedo decir y recomendó que visitaran la página del Instituto.


Luis Carlo Ugalde, se ostenta como director General de Integralia Consultores, y proporciona una visión, una panorámica, del lugar que la entidad ocupa en Transparencia: el 25 y el mismo lugar en Información presupuestaria. La información de Ugalde choca con la que, en otros momentos, han presentado en boletines oficiales las instancias gubernamentales. Por eso revise la pagina http://www.integralia.com.mx/publicaciones-integralia.php y no hay publicación alguna al respecto, si información electoral.


¿A quién darle la razón? Sin embargo, buena parte de los reporteros que cubren la fuente gubernamental, deben recordar cuando el Secretario de Obras Publicas presume transparencia en los concursos de los contratos y que ya no se cobra el 10%, el diezmo a los constructores, un corresponsal le pidió datos específicos de un concurso y prefirió dar por terminada la conferencia de prensa.


Es claro que la sociedad avanza, que los gobiernos mejoran. Con las redes sociales, por ejemplo, y el uso de tecnologías modernas, ya nada permanece oculto, tarde o temprano se sabe. De ahí la importancia del avance en la transparencia de la información y en la rendición de cuentas. Y si no me creen, pueden preguntarle a Francisco Javier García de Vaca, o den una paseada por las redes sociales, como Facebook y Twitter.


Comentarios:







Publicar un comentario