domingo, 13 de marzo de 2016

ALMARAZ: OPERADOR Y CANDIDATO.

La vida política en Victoria empieza a agitarse: ya se tiene a los candidatos priistas que, por lo regular, son los que más activismo realizan, que son Oscar Almaraz, Carlos Morris y Lalo Gattas; y, como queriendo completar el menú, ya se habla que Lucia Aimé Castillo puede ser la próxima líder priista en el municipio. Todo, pues, en orden; la cuestión es, en todo caso, ¿Quién es cada quien?


Los candidatos priistas a Victoria, se entiende, todos son conocidos o bien conocidos. Sin embargo, la diferencia entre uno y otro, lo da la militancia partidista, la experiencia y, obvio, el trabajo partidista y entregado al servicio público, al común, toda vez que esa es la mística del político… al menos en su deber ser.


El más conocido, de mayor experiencia, sin la menor duda es Oscar Almaraz Smer. Ya fue síndico municipio y hasta tesorero del estado; y en el partido, desde la Secretaria de Organización, una y otra vez, se ha creado una fama de ser un operador extraordinario; de que, en Victoria, lo conocen hasta las piedras del rio San Marcos. Hoy, sin embargo, Oscar será el candidato y otro, si, otro tendrá que ser su operador.


¿Es igual ser operador que candidato? Yo creo que no, en relación a los sucesos del IETAM, que se desgasta en infiernos o infiernitos, me comento un exconsejero electoral: no es lo mismo la capacidad académica que la operación política; y es que, de entrada, le apunte: se entiende que los actuales consejeros son los más preparados, porque hubo más filtros.


Así, esa es la coyuntura de Oscar Almaraz: se ha creado una fama de ser un extraordinario operador político; que a más de un candidato hizo ganar, por su estrategia y acciones, de tal suerte que la maquinaria partidista ha respondido con creces. Hoy, sin embargo, no es el operador político, es el candidato; y ahí, lo que importa es su capacidad para crear empatía con el pueblo, darse baños de pueblo. ¿Sera capaz de ser buen candidato?


Para el rumbo del norte de Victoria, el candidato a diputado local priista será Carlos Morris. De la camada de políticos jóvenes que llegaron con el sexenio de Egidio Torre Cantú, su tío. Tiene sangre ligera, dicen que en eso se parece a su tío Rodolfo; tiene poca experiencia política, de cinco años a la fecha: cartera en el PRI Estatal, Líder del PRI municipal y nada en el servicio público. Su carrera política se la debe a su manager. Su éxito electoral: que Miguel González Salum ganara, en Victoria, con 111 votos de diferencia.


Lalo Gattas será el candidato por el distrito sur. No es, para el, la primer experiencia electoral. Puesto que fungió como suplente del actual diputado Ricardo Rodríguez. Y, ojo, también fue el subsecretario de organización en el PRI Estatal, es decir, estuvo al lado de Oscar Almaraz. Como carta de presentación Lalo afirma que es priista desde 1991, cuando fue parte del grupo juvenil “México Nuevo”, del cual llego a ser Secretario de Organización.


La tercia de candidatos priistas tendrán armado, como dice, el cuadro, con el cambio de líder municipal partidista: Morris tiene que dejar esa posición para ocuparse de tiempo completo a la campaña; entonces, es predecible el cambio. Y para ocupar ese cargo se menciona a Lucia Aimé Castillo Pastor… como quien dice, que haga talacha partidista, y en tres años puede ser, ahora sí, la candidata a una diputación local.


Contacto:


Publicar un comentario