martes, 8 de marzo de 2016

UAT: LIDERES BUROCRATAS.

En la UADCS habrá, en esta semana, elecciones del sindicato de docentes. La novedad es que hoy participan dos planillas: la de Fernando Quintanilla, que junto con Minerva Cáceres y Eleazar Hernández, buscan reelegirse; y la otra planilla, la que dicen, es del director, está integrada por Carlos Alvarado Reyna, Kenia Garza Reyes y Roberto Zúñiga Arias.


Hubo un tiempo en que los liderazgos sindicales se les llamo charros, en otros casos, sindicatos blancos. La característica del primero era la identificación plena con el patrón, olvidando los intereses de los representados; y en el caso de los segundos, de plano, era la creación de un sindicato producto la inducción del patrón, teniendo de esta manea pleno control de los asuntos e intereses sindicales.


A ellos, hoy en día, hay que agregar otro calificativo: el de sindicato, o líderes, de burócratas. Lideres que están ahí, digamos como Blanca Valles, que siguen y lo único que hacen, como representantes, es seguir el juego al patrón, tomar lo que el patrón ofrece y todo en orden. Gana, se entroniza, este tipo de líderes, porque hay una ausencia plena de oposición, de ganas de pelear.


El sindicato de los maestros en la UAT, como quien dice, aglutina todos los adjetivos. Fue creado, recuérdese, a instancias de la autoridad, para suplir, desplazar al que había formado el rector Humberto Filizola y que dirigía José Suárez, quien aun continúa siendo funcionario universitario. El anterior líder sindical fue Antonio Serna, hoy convertido en director de la Facultad de Comercio.


En el año 2009, concluidos mis estudios de doctorado, inicie trámites para la recategorización. Atenido a que Serna fue mi compañero de licenciatura en Administración Pública, un día le pedí: recomiéndame con el rector (José María Leal) para que me den mi nueva categoría. Su respuesta fue: Meli, ese tema es muy delicado, se lo mencionas al rector y a veces hasta se enoja. Una y otra vez aborde al rector, hasta que se hizo el trámite burocrático, tardo más de un año.


De los candidatos registrados, un día Fernando me explico: usted bien que sabe, Doctor, nosotros cumplimos, hacemos todos los tramites que nos permite el contrato de trabajo; los lentes, las camisas, las chamarras, las becas para los hijos… en eso hemos cumplido, no les hemos fallado a nuestros compañeros y representados. Efectivamente, han cumplido o al menos no he visto ni escuchado que alguno de los compañeros se queje.


Primero el candidato era Gil, luego resulto ser Carlos Alvarado. Buen compañero, excelente maestro en el área de comunicación, su clase siempre ha sido a las 7 pm, por eso casi no lo conocen buena parte de los maestros de Derecho como de Turismo o de Negocios Internacionales. Cuentan, no me consta, que una compañera ha estado hablando a maestros, con la anotación de que es bien visto por el Director Enrique Alfaro. Pero, ojo, este miércoles ofrece una comida para presentar su programa de trabajo.


En fin, resulta que el proceso de elecciones en la UADCS ya provoco, como dicen, guerra sucia: una carta tildando a Carlos de ser entreguista, el candidato del director; y el, en respuesta, hace notar que “él y sus compañeros de planillas”, son personas con criterio y hace notar que siempre, el dialogo, es el mejor camino… por cierto, recuerda que ya fue víctima de un abuso de autoridad, lo habían dado de baja como profesor… y se arreglo en conciliación, con dialogo.


En fin, cada maestro, miembro del sindicato –aunque sean funcionarios-, pueden votar: es secreto el voto.


Contacto:


Publicar un comentario