miércoles, 30 de agosto de 2017

INVERTIR Y GASTAR DINERO.

Para salirnos un poco del tema político, hoy toco un tema que es económico, pero que a veces es resultado de decisiones políticas. Patricia Araujo de la Torre, líder de mujeres empresarias, que tiene en su historia haber sido diputada federal, se avienta al ruedo señalando que el comercio local, pequeñas y medianas empresas, necesitan créditos para subsistir.


En realidad Patricia solo ve dos aristas del problema –los créditos y la inseguridad-, y no todo el bosque, solo dos árboles: la economía local está estancada, puede ser que –en principio-, sus argumentos sean válidos, pero hay otros que el líder local de la CANACO Julio Portales puntualiza y que remata Edmundo García Román, el líder cetemista.


NO HAY EMPLEOS EN VICTORIA.
Un factor determinante para que no haya circulante en la ciudad nace, sin duda, de que no hay ingresos. Si no hay ingresos, ¿Cómo gastar en las tiendas y comercios locales? Recuérdese, desde el inicio del presente año hubo despedidos en el gobierno estatal. ¿Cuántos ya se colocaron nuevamente?


Por otra parte, el líder cetemista Edmundo García Román hace notar que entre los albañiles hay desempleo, porque no hay obra. Consigna que hay unos 2500 desempleados. A ellos, hay que agregar, además, a todos los obreros que han sido despedidos de las maquiladoras victorenses va por los 1400 o 1500, según informaciones periodísticas. Dicen que por problemas sindicales, pero todo apunta a que será cerrada la maquiladora.


CIERRAN NEGOCIOS.
Mucho antes de que hubiera inseguridad, ya la historia del comercio local apuntada al cierre de negocios. Las notas informaban que, por decir, por cada 10 negocios que se abrían se cerraban hasta 7 u 8. Y en aquella época se decía, era por falta de planeación, por la carencia de conocimientos para invertir… además de que, abrían un negocio y pensaban que a los 3 o 4 meses ya daría fuertes ganancias.


Hoy, cierran negocios, efectivamente por la inseguridad. Se conoce de hechos por las redes sociales y, efectivamente, son negocios que ya no vuelven a abrir. Hace pocos días, por ejemplo, se manejó que varios avisaron por las mismas redes sociales que dejaban de atender al público. Y el vocero de la SSP, Luis Alberto Rodríguez Juárez, hizo notar que cierran por decisión propia… ¡Nadie, pues, los obliga!


INVERTIR EN LA CAPITAL.
El panorama es lamentable: la economía estancaba y con pocos indicios de nuevas inversiones, la economía local va en picada, al paso que van, cerraran más negocios. Por eso, Julio Portales Martínez, de la CANACO, invita a la población a que gaste su dinero en  Victoria, como un respiro para que no cierren locales, para que los inversionistas –dice-, inviertan aquí y no se vayan a la frontera.


El problema se agrava, entiéndase, cuando hay una política gubernamental de no tener proveedores locales, pues prefieren que sean de Reynosa y hasta de Oaxaca: ahí está el caso, de hace meses, de cómo en las estancias infantiles gubernamentales el alimento estaba en mal estado porque lo traían desde Reynosa, sin refrigeración y aún más, sin mantenerlo aquí, en refrigeración… imaginen, traer tomate, cebollas, papas, cilantro, plátanos, carne pollo, entre otras cosas.


¡VIVIR DEL GOBIERNO!
Imposible que todos vivan del gobierno, tal y como buena parte de la población victorense lo hace. Y la otra opción es, si no encuentras trabajo, pues empleate o, si puedes, invierte y se tu propio jefe. El gran problema, aquí en Victoria, es que muchos –en otros tiempos-, crearon negocios para vivir del gobierno, para ser proveedores gubernamentales y no de la población.


Comentarios:

Publicar un comentario