miércoles, 30 de agosto de 2017

LEY KUMAMOTO

Indignación fue lo que sufrió, buena parte de la población mexicana, cuando se dio a conocer que el INE pidió para el año 2018 un presupuesto de 25 mil millones de pesos; el presupuesto, dicen, más alto de la historia. De ellos, 6 mil 788 millones de pesos son para los partidos políticos, como parte del financiamiento público que reciben.


Por eso es trascendental, si, lo que sucedió hace días en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en una votación de 7 a 4 aprobaron la ya conocida Ley Kumamoto. Ley que establece que el financiamiento a los partidos políticos se debe hacer en función a los votos obtenidos, y no en proporción al número de ciudadanos que integran el padrón electoral.


NO VI, LA BOLSA ESTABA ABIERTA.
La anécdota puede no ser cierta, pero se cuenta que en una elección a gobernador, ante la presunción de que había dinero ilícito en su campaña, se le pregunto: ¿en su campaña hay financiamiento ilícito?, a lo que respondió: no sé, yo no vi nada, la bolsa estaba abierta. Así con ese argumento, el candidato se justificó.


La verdad es que, durante mucho tiempo, los partidos políticos estuvieron haciendo uso indiscriminado del financiamiento privado; no había forma de establecer, con exactitud, lo que sucedía. Lo cierto es que había mucho, demasiado dinero, y se rebasaba con mucho, los famosos topes de campaña. Así fue como se revertió la tendencia: el mayor porcentaje es del dinero de los contribuyentes y cada elección es más y más.


LA FORMULA.
El artículo 41 de la Constitución Política del país establece la mecánica, en su fracción II, apartado a. Es la siguiente. “El financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente, multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el sesenta y cinco por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización. El treinta por ciento de la cantidad que resulte de acuerdo a lo señalado anteriormente, se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria y el setenta por ciento restante de acuerdo con el porcentaje de votos que hubieren obtenido en la elección de diputados inmediata anterior.”


LEY KUMAMOTO.
José Pedro Kumamoto Aguilar es un joven de 25 años, licenciado en Gestión Cultural por el ITESO, que logro ganar una diputación local (Zapopan, Jalisco) como candidato independiente. Su campaña se hizo en las redes sociales y, así, les demostró a los partidos políticos que se puede ganar con poco dinero y sin necesidad de actos masivos. Y ha adquirido mayor relevancia con su propuesta de #SinVotosNoHayDinero.


Su propuesta de #SinVotosNoHayDinero se aprobó el 1 de junio por el Congreso de Jalisco con 31 votos, 2 abstenciones y 5 votos en contra. Fue impugnada por el Partido Verde, el PANAL y por MORENA. Fue el Ministro Alberto Pérez el que, con sus argumentos convenció a sus compañeros Ministros. Así, sentenciaron: “Los Estados gozan de libertad de configuración para establecer el financiamiento de los partidos nacionales, siempre y cuando sea equitativo”.


Una propuesta independiente que tiene eco en el Congreso Local de Jalisco modifica, en lo interno, que el punto de partida para el financiamiento publica sea el total de votos y no el total del padrón de electores. Así, de esa manera, se reduce de manera drástica el dinero que reciben los partidos políticos como parte del financiamiento público. Vale #SinVotosNoHayDinero.


SIGUIENTE PASO: A NIVEL NACIONAL.
La propuesta a nivel nacional ya está planteada. Sera histórico si diputados y senadores son capaces de hacer una enmienda constitucional de esta naturaleza. Sera obligar a cada partido político a dar más de sí, a buscar más votos… obvio, los más castigados son los más chicos, los considerados apéndice: VERDE, PANAL, PT, PES, MOVIMIENTO CIUDADANO, entre otros.


Comentarios:


Publicar un comentario