sábado, 1 de octubre de 2016

REVERTIR INDICES DE VIOLECIA.

Ahora sí, de manera formal, llegaron los vientos de cambio a Tamaulipas; atrás quedan, dicen los que saben contar, 86 años de (des) gobierno priista; hoy rendirá su protesta de rigor el gobernador Francisco Javier García, ya presento a su gabinete y ya reiteró lo que siempre dijo en campaña: va a enfocar su trabajo a revertir los índices de violencia… anhelo de todos los tamaulipecos, que día con día –por las redes sociales-, se enteran de secuestros y de asesinatos


Sexenio tras sexenio, incluso en los gobiernos priistas, se tenía la misma esperanza, la esperanza del cambio, de hacer bien las cosas. Porque era la promesa de campaña y en esta ocasión no fue la excepción: todos prometieron lo mismo, seguridad y bienestar para la población. Y la esperanza, parte de nuestra idiosincrasia, nace por la identificación con la fe religiosa, de ser guadalupano.


SEÑAL COMPLETA.
El García Cabeza de Vaca dejo entrever, dejo señales, de cómo va a gobernar cuando los diputados aprueban las reformas a la Ley de la Administración Pública. Algo también normal; se adecua la estructura administrativa es una acción correcta en función a los propósitos y objetivos del gobierno. Que son, dijo Javier Garza de Coss, ser productivos, generar empleos y fortalecer el bienestar social de la población.


Con la reforma se ajustaron las funciones de algunas Secretarios, de la del Trabajo a General; se crearon dos nuevas Secretarias, la de Pesca y la de Turismo; así mismo, habrá una descentralización hacia Tampico (Turismo) y hacia Reynosa (Desarrollo Económico). Se creó pues, las condiciones formales para arrancar la función pública según los vientos de cambio.


La señal se completó con la formalización del gabinete, es decir, del nombramiento de los titulares de cada una de las dependencias y entidades de la Administración Pública. En principio, es síntoma positivo que haya 6 mujeres en el gabinete, digamos legal; algo inaudito, porque eso nunca sucedió con los gobiernos priistas. Ahora bien, buena parte de los nuevos funcionarios, son de extracción privada, vienen con experiencia en el sector privado… y la experiencia, en otros gobiernos, es que no siempre son eficientes y eficaces.


COMPROMISOS FIRMES.
Hoy sábado Francisco Javier García Cabeza de Vaca se convertirá en el nuevo gobernador de Tamaulipas. Ahora ya no estará en campaña, ya estará ahora si en el ejercicio real del poder político, cumpliéndole a Tamaulipas las promesas de campaña. Como bien dicen en el rancho, ahora sí, chile verde, hay que darle sabor al caldo. Es decir: ya no puede seguir haciendo promesas, sus acciones tendrán que ir encaminadas a convertirlas en realidad.


Y ahí es donde se puntualiza, por ejemplo, es reiterativo: va a bajar los índices de violencia… y eso es, efectivamente, una de las fuertes esperanzas de los tamaulipecos, tanto de la frontera como del sur y, sobre todo, de la capital tamaulipeca.


A los miembros del gabinete, García Cabeza de Vaca, les pide: dar resultados, cumplir las expectativas, que sean transparentes, que rindan cuentan, que están obligados a rendir la declaración de 3 por 3, como a evitar gastos inútiles. Y les da una orden: que estén en las calles. Son, hombres y mujeres, que merecen su confianza, por eso les da esas responsabilidades. Solo tengo una duda: los perfiles, más de uno, no tiene experiencia en el ramo; otros, ni siquiera el perfil profesional.


Comentarios:




Publicar un comentario