lunes, 9 de enero de 2017

COMPADRAZGO Y CINISMO.

A veces, sin querer queriendo, como bien decía el Chavo del 8, me acuerdo de la expresión: pobre de México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos. Pero luego me acuerdo, como dicen muy seguido en el Facebook, que México es, si, es, lo que resulta de las acciones del gobierno y de su población. Es cuando nos acordamos de los errores y los males del pueblo… y ni duda cabe que el compadrazgo y el cinismo es parte del acontecer cotidiano.


No cabe la menor duda. México tiene serios problemas, dicen que son estructurales, que van desde el analfabetismo, la pobreza, la marginación social; y hay otros que nos identifican plenamente, en todo el mundo, como la corrupción, manifestada de muchas maneras, entre ellas, el compadrazgo y el cinismo. ¿Cómo evitarlas o nulificarlas?


EL COMPADRAZGO.
Cuenta que en una ocasión llego el Presidente a su lugar (ciudad) de origen y se entrevistó con los líderes, amigos y compadres. Resulta que uno lo sorprendió, después del saludo digo el Presidente: compadre, que pasa contigo, ya todos me pidieron un puesto o un contrato y tu nada. La respuesta le sorprendió más: mira, yo solo quiero que, cuando andes por estas tierras, no me niegues el saludo… del resto, créemelo, yo me encargo.


Y efectivamente, parte de la corrupción, que conocemos, que vivimos, está casi en la naturaleza cotidiana del mexicano. Y en el ámbito público, los dos más conocidos son el nepotismo y el compadrazgo, como forma de reclutamiento político y administrativo. En los 70´s le preguntaron a Oscar Flores Tapia, gobernador de Coahuila: ¿porque tiene a familiares y amigos en los puestos de gobierno? Su respuesta fue: solo en ellos confió.


ORGULLO DEL COMPADRAZGO.
En la época de Jose López Portillo (1977-1982) fue histórica, sorprendente, su propia confesión de que uno de sus hijos era el orgullo de su nepotismo. A todas luces, obvio, fe un cinismo presidencial que no debió permitirse, menos permitir el pueblo mexicano. Es exactamente lo que está sucediendo con Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray: no es su hijo, pero sí es, reconocido de mil maneras, su amigo, amigo, amigo, el que está por encima de todos.


Luis Videgaray siempre ha ido, como bien se dice, de la mano de Enrique Peña Nieto. Al inicio del sexenio fue nombrado Secretario de Hacienda y Crédito Publico; y medio mundo lo ubicaba como el presidenciable nato; pero dejo de serlo, cuando promovió que Donald Trump viniera a México a hacer campaña y se fue, lo renunciaron. Y resulta, si, que de pronto, regresa.


CINISMO E IRRESPONSABILIDAD.
Una de las características del sistema político vigente es que, quien gana las elecciones, ve como un botín a la administración pública: llegan ahí, los miembros del partido, los familiares y amigos. Y, buena parte de ellos, por lo regular, son improvisados, no saben nada de tema, pero eso sí, son tremendos amigos de quien ejerce el poder. Aurelio Nuño y Luis Videgaray son el mejor ejemplo.


Se está manejando un meme en las redes sociales. Están los amigos del Presidente Aurelio Nuño y Luis Videgaray. El segundo, repite lo que dijo al momento de rendir protesta como nuevo Secretario de Relaciones Exteriores: que no sabe nada, que llega a aprender. Y Aurelio Nuño. Secretario de Educación,  le contesta, no te preocupes, yo estoy aprendiendo a leer. Ironía, ridiculez, pero es una realidad: en el gabinete de Enrique Peña Nieto sigue imperando la improvisación, la irresponsabilidad y la falta de ética vocacional.


Comentarios:


Publicar un comentario