miércoles, 18 de enero de 2017

OPERACION GRUA.

Fernando Arizpe García, regidor del Verde Ecologista, esta convertido en una espina para el alcalde Oscar Almaraz. De entrada, recuerden, le cuestiono la eficiencia y eficacia de Armando Núñez para ser el Secretario del Ayuntamiento; ahora el encargo es sobre los parquímetros, la pregunta es: ¿Cuándo cuestionara la operación grúa que se realiza en los alrededores de los hospitales de la capital?


Y es que nadie, pero nadie de los representantes del pueblo, se anima a elevar la voz para que una que otra actividad del gobierno municipal no lesione los intereses del pueblo. Claro, festejan, bien y bonito, las parrilladas, los hot  dogs, las roscas. Y una de las actividades de la que deben pedir justificación es precisamente la operación grúa.


SIN CULTURA VIAL.
Hace días Francisco Adolfo López Uvalle, director de seguridad pública, tránsito y vialidad, lo explico en declaraciones en radio: la gente, dijo, no tiene cultura vial y no respeta la línea amarilla y que por eso se había instaurado la operación grua en los hospitales de la ciudad. Si ustedes revisan, en esencia, el General y la Clinica del IMSS en la loma… y es que, ahí, en esos lugares, no hay donde estacionarse.


Creo que a todos nos ha pasado, sea visitar a un familiar o a un amigo, por decir al Hospital General y es imposible estacionarse y en los estacionamientos privados la mayor parte de las veces están llenos. Así que, te animas y, oh sorpresa, al salir no aparece el carro, hasta que alguien te comenta: se lo llevo la grúa. Y hay que pagar, multa y la grúa.


NEGOCIO REDONDO.
Yo creo que todos estamos de acuerdo en que se aplique la ley, el reglamento de tránsito. Basta con recorrer una que otra calle y ahí vamos a encontrar vehículos que no cumple el reglamento. Sin embargo, para no batallar, las grúas se van ahí donde, por necesidad, alguien deja estacionado su auto, que son los hospitales… así que, a la gravedad del enfermo, se agrega, el pagar multa y grúa, amén del taxi para trasladar al enfermo hasta la casa.


Y es negocio redondo. La multa, por lo regular, va en promedio los 400 pesos; pero si se paga pronto, hay un descuento del 50%. La cuestión es la grúa: sin vehículo, hay que ir a pagar la multa, buscar documentos, sacar copia, es decir, ir de un lugar a otro, hasta que por fin llegas a la grúa a pagar: en promedio 750 pesos; mitad para la empresa de grúas y la otra para el municipio. Gana más el municipio con la grúa… por eso hacen operaciones grúas, especificas en algunas lugares, como la actual en los hospitales de la ciudad.


DEFENSA LEGAL.
Cuando Alejandro Etienne fue alcalde, siguiendo con su formación de jurista, dio vida al Tribunal Municipal; una instancia para que los ciudadanos reclamen en el ejercicio de sus derechos cívicos aquellas acciones de la autoridad municipal que lesiona sus derechos. Y ¿qué creen?, los más acusados han sido los tránsitos… porque no aplican correctamente el reglamento de tránsito.


Vivimos una paradoja: buena parte de los ciudadanos no se animan a defender sus derechos, a reclamar a la autoridad que se ajuste a la norma jurídica; en tanto que, por otra parte, los servidores públicos, sin ganas de servir, buscan a toda costa, como diría Enrique Peña Nieto, joder a quien se deje. Al menos, esa es la percepción que se tiene de los tránsitos y de uno que otro servidor de esa área.


Siempre he tenido una duda: ¿Por qué las grúas no recogen los carros que están arriba de las banquetas, que roban espacio a quien, para caminar, tiene que hacerlo por la calle? En la avenida Hombres Ilustres hay varios de esos ejemplos. Y, por lo que veo, ahí no hace nada la grúa, ni tránsito, ni el gobierno municipal. Vamos pues, la cuestión es: ¿Por qué no aplican el reglamento en forma pareja?


Comentarios:




Publicar un comentario