martes, 31 de enero de 2017

POLITICOS QUE INSPIREN CONFIANZA.

Ambrocio Ramírez Picasso, político visto como un “joven” tomo las riendas del PRI municipal capitalino. Lo hace, entiéndase, en una época en que los políticos son tachados de corruptos, de sinvergüenzas, por eso en su discurso hace notar que la sociedad, hoy en día, reclama a políticos más cerca de la sociedad y sobre todo que inspiren confianza.


Ambrocio, el joven político, no descubre el hilo negro. Basta hacer un repaso a las encuestas, sobre todo las de cultura política, para tener una idea de cómo están las cosas. Los diputados, senadores, alcaldes y hasta el Presidente de la Republica no son aprobados en su gestión y cada día se les percibe como más corruptos y más irresponsables, que llegan al poder a “aprender”.


LOS JOVENES EN EL PRI.
En un partido político su militancia es de todas las edades. Pero unos partidos, más que otros, tienen mejor percepción por determinados grupos sociales. Por ejemplo, los jóvenes, los más estudiados, según dicen las encuestas, no votan por el PRI. No conocen, vaya pues, nada de la revolución mexicana; visto de otra manera, el grupo de votantes del PRI, se ubica en aquellos que ya rebasan los 40 o más de los 50 años.


Lo anterior, obvio, no significa que no haya jóvenes en el PRI. Los hay si observamos que hay jóvenes como Mayra Benavides que hace talacha en el liderazgo juvenil en Tamaulipas. La cuestión es que, buena parte de los jóvenes priistas, están ahí, hacen talacha, incluso se preparan en el ICADEP, pero de ahí no pasan, si acaso, participar en las campañas… ven al ejercicio del poder de lejos.


VISION JOVEN DEL PRI.
Cuando Enrique Blackmore Smer fue líder del PRI municipal era un joven, muy joven y ya con experiencia en la política. Un día, fue contundente: veía a su partido mayormente adulto en razón a que llegaba a sus oficinas y veía, por todos lados, a gente, colaboradores, adultos, muy pocos jóvenes. Envidiaba, me dijo, que los de enfrente ofrecían juventud, sangre joven, nueva y fuerte.


Y ahora el PRI capitalino tiene, de nueva cuenta, a un líder joven que afirma: “A los priistas nos queda claro que los ciudadanos exigen un partido muy cerca de la sociedad, gobiernos que vean el lado humano de la gente, quieren políticos que inspiren confianza, que sepan conciliar, que den certidumbre, que unan, faciliten, que se conduzcan con honestidad y transparencia”.


CREDIBILIDAD Y CONFIANZA.
Ese es el gran reto de Ambrocio: crear las condiciones para que la militancia crea y confié en su liderazgo. Ese es el principio. Llega Ambrocio, para algunos, sin los méritos suficientes; sin embargo, llega con la confianza y se entiende el apoyo de Oscar Almaraz Smer, el primer priista del municipio. Y, se entiende, llega con todo el apoyo suficiente, para que haga un trabajo intenso, profundo, en virtud de que no es un secreto que Oscar buscara la reelección como alcalde: para eso trabaja y bien que sabe necesitara a un partido municipal que este cohesionado.


No es tarea fácil la de Ambrocio. No tendrá, como se supone que tuvieron otros de sus antecesores, el apoyo de priistas encumbrados en otro nivel de gobierno porque, se entiende, hoy el gobierno estatal es panista. En fin, al momento que Ambrocio tomo protesta hubo fiesta, se reunió la clase política y, lo menos que uno puede esperar, es que hagan presencia en la actividad y proselitismo de su partido.


¿Rejuvenecerá el PRI con Ambrocio?



Comentarios:


Publicar un comentario