jueves, 19 de enero de 2017

LA BURLA.

Mario Sosa Landeros, quien cobra como Contralor Estatal, se está burlando de los tamaulipecos. A más de 100 días de gobierno no tiene empacho en puntualizar que se está investigando a todo el gobierno anterior, pero hace notar que, en este momento, solo tiene elementos para fincar responsabilidades a tres exservidores por cobrar sin trabajar, es decir, a tres aviadores.


De siempre, la población, tiene la percepción –incluso certeza-, de que en el gobierno hay corrupción, por los nuevos ricos, que no saben o no pueden ocultar ni negar su nueva riqueza. Amén de que, de siempre, se conoce que hay fenómenos de corrupción en la mayor parte de las dependencias públicas, unas más que otras.


¿SI HAY BORRON?
Creo que hay, cuando menos, tres momentos que se pueden identificar plenamente sobre el combate de la corrupción en la presente administración. El primero fue en campaña: fue ahí donde Francisco Javier García Cabeza de Vaca gano adeptos tomando como su bandera de lucha, de campaña, combatir a la corrupción: de que se van, se van, dijo, los ladrones, sinvergüenzas y corruptos.


Un segundo momento fue cuando, como quien dice, de manera voluntaria hizo notar que no habría una cacería de brujas. Todo mundo pensó: borrón y cuenta nueva, hubo arreglo entre unos y otros, para protegerse. El tercer momento, que aclaro: no hay cacería de brujas, pero tampoco borrón y cuenta nueva, de que se investigara, se revisara, y se tomaran las medidas que sea pertinentes.


¡AVISOS Y SEÑALES DE ALERTA!
Llegaron los vientos de cambio y los avisos y las alertas hicieron pensar que las expectativas sobre el combate a la corrupción eran buenas. Se escucharon voces, por ejemplo, de que hubo abuso y mal manejo de las becas; beneficiando a junior y hasta se mencionaron las “becas naranjas”. Ahí quedo todo, ya nada se supo, como que hubo orden de no abrir tanto la boca.


Y en prácticamente todas las Secretarias los titulares declararon la existencia de uno y mil aviadores; incluso, se supo, que había uno que cobraba en tres secretarias. Cecilia del Alto López, en la Secretaria de Obras Públicas, hizo notar obras mal hechas, cobre de moches, adjudicaciones sin licitaciones, favorecer a unas en detrimento de otras, favoritismo pues… bueno, hasta que harían pagar a las constructoras sus ineficiencias y errores en la construcción de obras públicas.


¡CASTIGARAN A TRES AVIADORES!
Se conoció que Lidia Madero, en Salud, a los aviadores los hizo firmar una renuncia voluntaria, renunciando a todo derecho. Se publicaron listas, de una y otra Secretaria, con nombres de presuntos aviadores. Se despidió a personal hasta con 25 años de antigüedad, sin darles nada a cambio, ni las gracias, a unos –les dijeron-, por ser del PRI. Bueno, con todo y eso, medio mundo en Victoria sabe y conoce a más de uno que es, o fue, aviador. Pero el Contralor Mario Sosa Landeros, declara que solo tiene argumentos para sancionar a tres.


En pocas palabras, hasta el momento, el gobierno de los vientos de cambio, de Francisco García Cabeza de Vaca ha sido incapaz de encontrar anomalías, irregularidades, evidencias de corrupción en el gobierno de Egidio Torre Cantú. Así las cosas, no resultaría sorprendente que, incluso, en determinado momento pueda darle una Carta de Buena Conducta, con todo y que le niegan una Carta de No Antecedentes Penales a Eugenio Hernández Flores.


Comentarios:



Publicar un comentario