martes, 16 de agosto de 2016

DISCURSO AUTORITARIO Y DESPERTAR CIUDADANO.

¿Qué está sucediendo en la política mexicana? Por un lado tenemos que Enrique Peña Nieto es el Presidente que ha tenido tan baja aprobación; en tanto que, a nivel de partido político, el PRI ya es rebasado por el PAN en la contienda presidencial para el 2018… y en Tamaulipas, el gobernador electo, ya inaugura un discurso gubernamental autoritario. ¿Alguien conoce a la democracia? ¿Acaso la ciudadanía?


La política en todas partes la hacen los ciudadanos porque la soberanía radica en el pueblo; y la ejercen a través de su voto, eligiendo a sus gobernantes. Como es imposible tener una democracia al estilo de los griegos, hoy en día los partidos políticos son quienes actúan como intermediarios, como organizadores de los ciudadanos según sus creencias políticas.


Sin embargo, hay una realidad política: los partidos políticos tienen secuestrados a la sociedad, una burocracia partidista se ha adueñado de las candidaturas y hay un divorcio: los partidos ya no representan, vamos pues, a sus representados, pero eso sí, a los intereses de cúpula. Por eso, EPN lleva en su caída al PRI, porque no representa ni defiende los intereses priistas, pero si los de su grupo político.


Así, con este escenario, se puede explicar que gradualmente a partir del año 2000 se gestó un despertar ciudadano: salió a votar y lo hizo por el PAN, primero por Vicente Fox y luego por Felipe Calderón. EPN no entendió, creo que ni entenderá, a la sociedad que ambiciona un gobierno más comprometido, por eso ya la sociedad le da la espalda: la encuesta del Reforma así lo describe para la elección del 2018: PAN, 27%; PRI, 22%; Morena, 18%; Independientes 11% y PRD solo un 6%.


Ese despertar ciudadano es el que hizo trizas al PRI el pasado 5 de junio. Fue una diferencia de 200 mil votos con los que el PAN se alzó con la victoria. Ese despertar ciudadano es el que, en este momento, está siendo testigo de cómo Francisco Javier García, al dirigirse a los Presidentes Municipales, Síndicos y Regidores en un curso de capacitación, les dio una muestra de que hará un gobierno autoritario.


Autoritario porque en el gobierno municipal el que gobierna es el Cabildo, integrado por el Presidente, Síndicos y Regidores; que es el que toma las decisiones trascendentales y corresponde al Presidente su ejecución. Y, en esa ocasión, el gobernador electo les pidió a los síndicos y regidores que no se sintieran como un Presidente, que no jugaran a eso. En pocas palabras: permiso para que el Presidente haga y deshaga a su antojo. Los miembros del cabildo proponen, debaten, analizan y acuerdan, dice la ley.


Y es que el mensaje para los Síndicos y Regidores es para que los diputados, entiéndase los del PAN, no se olviden que hay un gobernador; que será, al mismo tiempo el líder real de su partido, a semejanza obvio del PRI. Con ese discurso, hagan de cuenta, que Francisco Javier García inaugura su estilo personal de gobernar: vertical, de arriba hacia abajo, entiéndase, su palabra será una especie de ley, una regla, para medir la disciplina partidista. ¿Sera capaz de emular a los priistas?


Si no me equivoco en mi apreciación de que el gobernador electo ya descobijo su estilo de gobernar, que será al estilo del PRI, es un claro indicio de que no entiende el despertar ciudadano, ese que le dio el voto, porque ya estaba hastiado del PRI-Gobierno, de la corrupción, de la impunidad, de la improvisación y el nepotismo. Para que las cosas cambien, han dicho hasta la saciedad, tiene que cambiar la actitud, el comportamiento, la forma de hacer política.


Comentarios:






Publicar un comentario