sábado, 27 de agosto de 2016

EVOLUCION REVOLUCIONARIA.

¿Cuáles son los sentimientos de los priistas tamaulipecos después del 5 de junio? Si observamos el panorama, si hacemos una revisión de las informaciones políticas, de las redes sociales, en donde hay manifestaciones, digamos de priistas, podríamos decir que están sorprendidos. Nunca imaginaron que podrían perder una elección de gobernador. Y en palabras de Heriberto Ruiz Tijerina, aun diputado local, están paralizados, están escondidos.


Después de las elecciones las expresiones de los priistas fueron muy variadas. Por ejemplo, el primer priista Egidio Torre Cantú se limitó a decir que se respeta la voluntad popular, que Tamaulipas había decidido la alternancia; en tanto que Baltazar Hinojosa Ochoa, en más de una ocasión, fue claro y contundente, que aceptaba la culpa de la derrota. Hubo muchas explicaciones, fue multifactorial dijeron, pero sentó mas el hartazgo.


Por primera vez en la entidad, después de más de 80 años, la familia revolucionaria, el pri y su burocracia política, sentirán el rigor de ser oposición: van a sufrir, digamos, el mismo trato que ellos por años le dispensaron a la oposición, principalmente a los panistas… los van a arrollar y tienen prisa los vientos de cambio para asumir el poder, al menos, es lo que se observa con la decisión de hacer ya Magistrado a Renán Horacio Ortiz… los vientos de cambio llegan pues, primero, al Poder Judicial.


Ante la pasividad de Rafael González Benavides, como del Comité Estatal, algunos priistas han generado la reunión, ha  realizado conclaves, para crear una cohesión partidista; entre ellos se puede mencionar a Heriberto Ruiz Tijerina y a Lupita Perea, pero no han pasado de eso. Reuniones en donde conversan, discuten la problemática, analizan los retos de ser oposición, pero de ahí no han pasado: están en el grupo priistas de viejo cuño, priistas que se sienten “desprotegidos”, desamparados.


Jorge Infante Alarcón y Vanesa Mata también son priistas. Y como todos, también se sienten atrapados en la vorágine de que serán oposición y no ven ni en la dirigencia partidistas ni en otros priistas el movimiento, la acción, que de indicios de que se preparan para la lucha política partidista. Saben, bien que saben, de historia política y no pueden olvidar que hay casos en donde el PRI ha perdido gubernaturas y que no ha sido fácil recuperarlas… unas ni las ha recuperado. Y menos sin trabajar.


Por eso Jorge y Vanessa han dedicado tiempo y espacio para reflexionar y concluyen que no pueden seguir en la pasividad. Por eso, platicando con unos y otros priistas de distintas regiones de la entidad, se preparan para dar vida a una corriente política dentro del PRI: Evolución Revolucionaria, que se basara en los principios y la ideología que sustentaba Luis Donaldo Colosio. Explican: “nace en medio de una etapa crítica para el partido… con la intención de crear un punto de inflexión ideológico y tras haber hecho un ejercicio de análisis y reflexión profunda”.

El PRI llego a la derrota porque dejo a un lado su vinculación con la sociedad; se convirtió en una agencia de colocaciones y de negocios para una burocracia política, unos cuantos, que se adueñaron de los espacios de poder. Y, además, el PRI no fue capaz de crear cuadros jóvenes, cuadros que sean capaces de recuperar, de hacer empatía, con la juventud que domina el padrón electoral.


En este momento Evolución Revolucionaria no es nada: está en embrión y creen sus forjadores que puede ser el detonante para un despertar de su partido. Los hechos, solo los hechos, son los que pueden decir el papel que pueda jugar ER: hay en el PRI, más y más membretes, como una corriente crítica, que solo se activan en tiempos de campaña pero que hoy, en tiempos de crisis, no han dado la cara. Y priistas como Heriberto no han sido más pujantes.


Comentarios.

Publicar un comentario