sábado, 6 de enero de 2018

PERCEPCION VS MANIPULACION.

Ante la pregunta, de pronto obvia, de ¿Cómo se puede ganar una elección?, la respuesta inmediata es “obteniendo más votos”; luego, entonces, aparece otra pregunta: ¿Cómo se obtienen más votos? Y aquí sí, la respuesta, a mi parecer tiene solo dos caras: con la opinión pública y la manipulación, esta última se le puede dar otros nombres como “control social”, corrupción de la democracia, en fin, factores que induzcan el voto de los ciudadanos.


Cuando hablo de la opinión publica me refiero, sin la menor duda, a lo que piensa –percibe- la gente del partido y su candidato; esto conlleva a la difusión de hechos, acciones y lo que se conoce como la guerra sucia, que ya está a la vuelta de la esquina; y la manipulación del voto tiene que ver con los procesos y acciones gubernamentales que convierten al elector en uno de sus clientes, mediante beneficios se induce el voto.


LA OPINION PÚBLICA.
Una imagen pública se construye con trabajo, con tenacidad, con acciones. AMLO, por ejemplo, se ha creado una imagen a lo largo de 20 años como un combatiente, un enemigo, de la mafia del poder. Sin embargo, ahí está el detalle: una imagen construida en mucho tiempo se puede ir al carajo en un solo instante, con una sola palabra. Efectivamente, no se puede hacer campaña ni gobernar con ocurrencias, por eso AMLO tiene que explicar el perdón al Crimen Organizado.


Las encuestas son una forma de materializar a la opinión pública. Pero esta cambia, se construye, en función a hechos, a procesos, a mensajes. Y en las encuestas, hasta el momento, nadie baja a AMLO del primer lugar; y sus enemigos, en cambio, tienen problemas: a Meade ya el INE le negó, le desautorizo, el nombre de la coalición y, además, no despega porque su imagen se liga a la mafia del poder, a los gasolinazos… por más que viaje en el metro y en líneas comerciales: no tiene empatía con la gente.


MANIPULACION: ESTRUCTURA Y VOTO.
De los tres precandidatos presidenciales digamos fuerte tenemos: AMLO decide, desde hace 20 años, pelear la presidencia; Ricardo Anaya construyo, con engaños, traiciones y manipulaciones su candidatura; solo a José Antonio Meade lo mandaron, espero a que el fiel de la balanza lo señalara. Es Meade el precandidato más débil, en tercer lugar, tiene una estructura para acarrear y juntar votos, pero eso ya no es suficiente: pocos creen en el PRI.


El voto duro del PRI ya no es tan duro. AMLO ya creo, ahora sí, una estructura que le permita defender ganar y defender el voto; en tanto que Anaya confía en la fortaleza de su partido, que ya gobierna varias entidades, más los votos que le puedan acarrear el PRD y Movimiento Ciudadano. El PRI, Meade, sabe que el poder federal puede ser una palanca, un apoyo; pero el PAN y PRD tienen gubernaturas… en tanto que AMLO tiene 20 años en campaña. Si no gana AMLO, el triunfo, puede ser para Anaya.


DEBILIDADES Y FORTALEZAS.
En cuestión de imagen el más débil es Meade: los priistas lo ven como una imposición y carga, además, con los errores, la corrupción y la antipopularidad de Peña Nieto. No tiene fortalezas, tiene que construirlas, ganándose a priistas y no priistas; la mayor fortaleza de AMLO es la intención del voto que se manifiesta en las encuestas y de que, efectivamente, la gente quiere un cambio; su debilidad, sin duda, son sus ocurrencias. Ricardo Anaya sorteo embates, golpes y presiones… y su fortaleza es que, poco a poco, panistas de abolengo se están adhiriendo a su campaña.


La percepción, por otra parte, puede ser engañosa: AMLO ya ha estado en la antesala del triunfo y una estrategia errada lo conduce a la derrota. El escenario, según se van dando los hechos, las acciones, puede modificarse. Así sucedió en USA: las encuestas daban pequeña ventaja a Clinton; al final, increíble, gano Trump gracias a una estrategia de lucha y competencia electoral: y es ahí, sin la menor duda, donde el PRI es campeón, ahí tienen lo que sucedió en la elección del Estado de México.


PERCEPCION Y MANIPULACION EN TAMAULIPAS.
Hay dos percepciones contrapuestas:
1) El PAN, como partido en el poder, va a refrendar su poder; volver a ganar las senadurías, ganar ahora si más diputaciones e incrementar su poder en los municipios; obvio, esto, ante el deterioro, inamovilidad del PRI  y con un liderazgo que no da dirección de lucha;
2) El PAN recibirá un voto de castigo por el maltrato que ha dado, por ejemplo, a los trabajadores, por los errores y pifias de los jefes, por la cacería de brujas que ha desarrollado. Sin embargo, ante esta segunda percepción esta la manipulación a través de las acciones de gobierno, las despensas, los descuentos y de que sus operadores políticos que también saben hacer de las suyas.


Comentarios:








Publicar un comentario